Roturas agudas del tendón distal del bíceps

07 Septiembre 2022

Las roturas del tendón distal del bíceps en el 85% de las veces es en el brazo dominante y el 90% de las personas con roturas del tendón distal del bíceps son hombres de mediana edad en torno a los 50 años.

Los factores que aumentan el riesgo de ruptura incluyen personas fumadoras, ingesta de esteroides anabolizantes o personas que han tenido síntomas en los últimos años.

¿CÓMO SUCEDE?

La mayoría de los pacientes refieren una sensación de estallido o chasquido al soportar una carga o realizar un lanzamiento deportivo.

https://www.youtube.com/watch?v=O4NFG96WffI

¿CUÁLES SON LOS SÍNTOMAS QUE PERCIBE EL PACIENTE?

  • Ausencia del contorno del bíceps (Signo del Popeye invertido).
  • Pérdida de fuerza para abrir botes, abrir cerraduras, utilizar el destornillador.

¿CÓMO SE DIAGNOSTICA?

Durante la evaluación clínica se realizan varios tests:

  • Test de hook positivo (ausencia del tendón distal del bíceps al realizar la maniobra de gancho).
  • Squeeze test.
  • Resistir la supinación. Existe pérdida de fuerza a la supinación.
  • Lag sign. (El bíceps ni sube ni baja al realizar movimientos de prono-supinacion).
  • Palpación.

Se utiliza la RMN para valorar la cantidad de retracción muscular y confirmar la lesión.

¿CUÁL ES EL TRATAMIENTO ADECUADO TRAS LA RUPTURA COMPLETA?

La cirugía.

Solamente se evita la cirugía en personas de edad avanzada con bajas demandas físicas, en el resto de la población, el tratamiento no-quirurgico, provoca una pérdida de fuerza de supinación del 40% y una pérdida del 30% de fuerza de flexión.

Como dato importante, se ha visto en varios estudios que la reinserción inmediata resultó en una fuerza de flexión y supinación normal, mientras que la reinserción tardía mejoró los niveles de fuerza pero sin volver a los valores normales. Además la reinserción tardía puede provocar complicaciones ya que el bíceps braquial puede estar adherido a la arteria braquial y a los nervios circundantes, por lo que una operación sencilla se puede complicar si se demora la cirugía. 

Según otro estudio de Freeman et al., 18 pacientes tratados no-quirurgicamente con una edad media de 50 años reportaron una debilidad de supinación al realizar actividades como destornillar o levantar peso.

Por ello, en caso de ruptura total la decisión más acertada es la cirugía temprana.  

¿CUÁL ES EL OBJETIVO DE LA CIRUGÍA?

Anclar el tendón del bíceps al hueso mediante túneles óseos, anclajes de sutura o botones corticales (endobutton) o tornillos a la tuberosidad radial.

Todas ellas han mostrado gran efectividad.

¿CUÁLES SON LAS COMPLICACIONES MÁS COMUNES TRAS LA CIRUGÍA?

  • Complicaciones de mayor importancia:
    • Parálisis del nervio interóseo posterior(durante la cirugía se puede dañar en nervio motor del nervio radial, provocando la pérdida de extensión de la muñeca).
    • Re-ruptura del tendón.
    • Osificación sintomática.
    • Sinostosis radiocubital(fusión de dos huesos al osificarse el tejido conjuntivo que los une).
    • Lesiones vasculares.
    • Fractura proximal del radio.
    • Dolor crónico regional.
    • Síndrome compartimental.
    • Parálisis del nervio mediano.
    • Parálisis del nervio cubital.
    • Parálisis del nervio radial.
  • Complicaciones de menor importancia:
    • Parálisis del nervio cutáneo antebraquial lateral.
    • Parálisis del nervio superficial radial.
    • Cicatriz hipertrófica y queloidea.
    • Debilidad subjetiva.

El 25% de las veces la persona intervenida sufrirá alguna complicación, pero solamente el 4,6% de las veces podría sufrir una complicación de mayor importancia, siendo la parálisis del nervio interóseo posterior la más común.

La lesión del nervio interóseo posterior se resuelve sin intervención en la mayoría de los casos.

Otra de las preocupaciones importantes tanto del paciente como del cirujano es la re-ruptura. Las re-rupturas ocurren en torno a un 1,4% de las veces. Según el estudio de Hinchey et al. las re-rupturas ocurrieron durante las 3 primeras semanas post-cirugia, por lo que debemos ser cautos a la hora de sobrecargar la zona las primeras semanas, permitiendo la curación y regeneración de los tejidos.

A pesar de las complicaciones, la cirugía es segura y de alta efectividad y con muy buenos resultados para el paciente.

REHABILITACIÓN POSTQUIRURGICA

  • Principios generales de la rehabilitación:
  • Primeras 1-2 semanas:
    • Reducir la inflamación, proteger la herida y permitir una temprana movilidad. En esta fase se trata de mejorar la homeostasis articular para reducir el edema y hematoma y adquirir un adecuado rango de movimiento, ya que la articulación del codo es propensa a sufrir rigidez.
    • Se utiliza una venda compresiva y una ortesis posterior a 80º de flexión para quitar tensión de la herida con rotación neutra del brazo durante 2 semanas. Por otro lado si se utiliza un brazo articulado, en caso de un paciente donde se requiere un gran movilidad y funcionalidad posterior. El brazo articulado inicialmente se limita para bloquear la movilidad de codo a 40º menos que la extensión completa y se avanza 10º por semana hasta la extensión completa hasta la semana 6.  También se limita  el levantamiento de cargas de más de 5 kilos y movimientos de supinación forzada. 
  • A las 6 semanas:
    • Comienzo de fortalecimiento gradual. Se comienza trabajando la cintura escapular, junto al manguito de los rotadores y ejercicios progresivos de flexión de codo y supinación.
  • A los 3-6 meses:
    • Se comienza la vuelta a levantar grandes pesos, o realizar lanzamientos deportivos dependiendo de la calidad de la reparación y la evolución de la rehabilitación. En esta fase se realizan ejercicios a mayor velocidad y ejercicios pliométricos.

Bibliografía:

  • Lotte Verstuyft, Pieter Caekebeke, Roger van Riet. Postoperative rehabilitation in elbow surgery.
  • Ramesh C. Srinivasan, William C. Pederson, Bernard F. Morrey. Distal Biceps Tendon Repair and Reconstruction.
  • Melanie Amarasooriya, Gregory Ian Bain, Tom Roper, Kimberley Bryant et al. A systematic review. Complications after distal bíceps tendon repair.
  • Catherine A, Amir Shahien, Daniel Haber, Zach Foster et al. Rehabilitation following distal bíceps repair.
  • Pieter Caekebeke, Joris Duerinckx, Roger van Riet. Acute complete and partial distal bíceps tendon ruptures: what have we learned?A review.
Visto: 1277

Nafarroa etorbidea 32, 2b behea, 20200 Beasain
T: 623 198 517
E: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.